La Copa Davis es el torneo internacional masculino principal en cuanto a competencia por naciones se refiere relacionado al deporte blanco. Organizado por la Federación Internacional de Tenis (ITF), tuvo su primera edición en el año 1900 con un enfrentamiento entre los Estados Unidos y el Reino Unido, pero con el correr de las décadas ha extendido su participación al resto de los países de la federación, con el objetivo de convertirse en una Copa del Mundo de tenis. En su edición de 2016 contó con la participación de 130 equipos, de los cuales solo 16 forman parte del grupo mundial, el que reúne a los países mejor clasificados.

La participación de la Argentina en la competencia sido históricamente modesta. Durante los años ’20, cuando ingresó al conjunto de equipos participantes, sufrió cómodas derrotas frente a seleccionados como los de Dinamarca y Suiza, que no son potencia en el tenis mundial. Solo con la aparición de los primeros grandes representantes del tenis nacional con éxito en el circuito, Guillermo Vilas y José Luis Clerc, Argentina llegaría a su primera final de la competencia en 1981. La falta de química entre ambos jugadores daría lugar a conflictos que no permitieron que el país consiguiera quedarse con el título durante los años ’80.

El surgimiento de una nueva camada de grandes jugadores a comienzo de los 2000, renovaría las esperanzas argentinas de conquistar la Copa Davis. En 2002, llegaría nuevamente a disputar la final del torneo frente a Rusia, pero caería derrotada ante un poderoso equipo que contaba con Yevgeny Kafelnikov y Marat Safin. El seleccionado nacional volvería a alcanzar la final en cuatro oportunidades más, de la mano de grandes jugadores como Nalbandián, Coria, Gaudio y Del Potro. Finalmente en 2016, Argentina lograría su primer título de Copa Davis, al derrotar al combinado croata.