Inicialmente disputados sobre las paredes de las iglesias en el país vasco, los partidos del juego de pelota han evolucionado hasta su formato actual a lo largo de dos siglos. Con el crecimiento de su popularidad en España, el deporte se expandió primero hacia la vecina Francia y luego a América Latina por medio de la inmigración. El impacto internacional de la disciplina dio lugar al surgimiento de distinto tipo de competiciones, que enfrentan a las diferentes federaciones nacionales de pelota vasca. A continuación se mencionan las dos competencias internacionales más relevantes para esta modalidad.

  • El mundial de pelota vasca: realizado actualmente cada cuatro años (en un comienzo lo era cada tres), enfrenta a los representantes nacionales de pelota vasca de los 18 países más competitivos en este deporte. La edición 2018 del torneo tendrá lugar en Barcelona, y contará con la participación de los jugadores profesionales por primera vez en su historia, un cambio que podría marcar un antes y un después en el devenir de la disciplina. El país más ganador de la competencia es España, con 7 títulos, mientras que el segundo lugar es ocupado por Francia, con 6 victorias. El actual campeón mundial es México, que ostenta dos títulos, y que fue además el país anfitrión de la última edición del Mundial, disputado en la ciudad de Zinacantepec.
  • Los Juegos Olímpicos: la pelota vasca tuvo una participación oficial en los Juegos Olímpicos de 1900, disputados en París, y en la Feria Internacional del mismo año. Se trató de la primera y única vez en la que la disciplina tuvo esta jerarquía en la competencia, aunque reapareció en las ediciones de 1924 (en París nuevamente), en 1968 (Ciudad de México) y en 1982 (en Barcelona) como deporte de exhibición, sin lograr conseguir hasta el momento una participación permanente en el certamen.